Uso de Cookies

¿Por qué aparecen los mensajes de aceptar el uso de las Cookies?

Lo exige la normativa vigente, concretamente desde que se aprobó la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico -artículo 22.2- con la que España adaptaba a su legislación la Directiva Europea 2009/136/CE.

Las páginas que utilicen determinados tipos de cookies, esos pequeños archivos que se almacenan en nuestro ordenador y ofrecen información sobre nuestra navegación, están obligadas a informar al usuario de su uso. Deben notificar este hecho además de indicarnos qué tipo de cookies instala, para qué se usan y cómo rechazarlas.

¿Para qué sirven las cookies?

Tienen multitud de funciones, algunas están relacionadas con la comodidad de uso del navegador porque almacenan información habitual de nuestra navegación y nos permite así una experiencia más rápida y sencilla, aunque también son muy frecuentes las destinadas a mostrarnos publicidad personalizada de acuerdo a nuestros intereses. Sin ánimo de ser exhaustivos, podríamos clasificarlas en los siguientes grupos.

Cookies que NO requieren el aviso al usuario

  • Técnicas: necesarias para el correcto funcionamiento del navegador.
  • De configuración: permiten reconocer información como el idioma, tipo de navegador, tamaño de letra, etc.
  • De seguridad: requeridas para impedir ataques hacia la página o sus usuarios.

Cookies que requieren el aviso

  • Analíticas: necesarias para elaborar estadísticas de visitas de los usuarios.
  • Publicitarias: las que controlan qué anuncios vemos y con qué frecuencia.
  • Sociales: relacionadas con el uso de las redes sociales.

Hay muchos tipos de cookies, algunas podrían estar incluidas en más de una categoría por la gran variedad de funciones que tienen. Su duración en el sistema puede ser variable, desde las que desaparecen al salir de la página hasta las que quedan en el ordenador mientras no las borremos.

¿Debemos aceptarlas?

Aparentemente no podemos hacer otra cosa más que aceptar para poder seguir navegando en cualquier página que nos lo comunica. Pero realmente podríamos bloquearlas configurando la sección adecuada de nuestro navegador.

No hay una respuesta única y definitiva, pero podríamos decir que para la inmensa mayoría de los usuarios es conveniente aceptarlas, porque van a mejorar nuestra experiencia de navegación haciéndola más cómoda y fluida.

A cambio vemos a ceder parte de nuestra información sobre nuestros hábitos de navegación y búsquedas en otras páginas, pero si las páginas cumplen con la ley, solo la utilizarán para mostrarnos publicidad personalizada.

El hecho de que una página nos anuncie el uso de cookies, en principio, es síntoma de que se ajusta a la legalidad y muestra su compromiso con las directrices de la Comisión Europea en cuanto a privacidad, algo siempre positivo.

No obstante, los muy celosos con sus datos de navegación pueden limpiar a menudo e incluso bloquear para siempre el uso de cookies en su navegador.

Cómo gestionar las cookies

  • Firefox: Herramientas > Opciones > Privacidad > Historial > Limpiar su historial reciente
  • Chrome: Configuración > Mostrar opciones avanzadas > Privacidad > Configuración de contenido
  • Internet Explorer: Herramientas > Opciones de Internet > Privacidad > Configuración
  • Safari: Preferencias > Seguridad.

Es importante saber que el bloqueo total de las cookies hará que la navegación sea imposible si queremos utilizar algunos servicios que requieren que nos acreditemos, como Google, Facebook o Twitter. Son medidas adicionales de seguridad para evitar que nos suplanten, utilizando información almacenada en nuestros dispositivos para comprobar que somos quienes decimos ser.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Para conocer más acerca de las cookies que usamos y de cómo borrarlas, puede puede acerlo desde aquí.