Opciones de tratamiento para el vaciado incompleto de la vejiga

La retención urinaria es la incapacidad de vaciar la orina de la vejiga, con lo que queda un volumen de orina que puede provocar complicaciones.

Una vejiga que no se vacía puede seguir causando incontinencia, puesto que se produce incontinencia urinaria por rebosamiento. La retención urinaria por lo general se trata del siguiente modo:

  • drenaje de la vejiga
  • dilatación uretral
  • stents uretrales
  • medicamentos para la próstata
  • cirugía

La incapacidad para vaciar la vejiga puede tener muchas causas, que se dividen por lo general en retención urinaria aguda y retención urinaria crónica.

Retención urinaria aguda

La incapacidad repentina de orinar suele ser sintomática de otra condición que requiere tratamiento. Puede estar ocasionada por obstrucciones en la vejiga o en la uretra, por una interrupción de información sensorial en el sistema nervioso (por ejemplo, lesión en algún nervio o en la médula espinal) o por la distensión excesiva de la vejiga (por ejemplo, al retrasar la micción durante un largo periodo de tiempo). Además de una evidente y repentina incapacidad para vaciar la vejiga, las personas con retención urinaria aguda suelen experimentar una distensión del abdomen y el deseo intenso de orinar.

Las complicaciones de la retención urinaria no tratada pueden dar lugar a daños en la vejiga e insuficiencia renal crónica. El tratamiento consiste en vaciar la vejiga de orina con autocateterismo intermitente, junto con el tratamiento de la causa subyacente.

Retención urinaria crónica

La causa de la retención urinaria crónica suele ser, al igual que en la retención aguda, una condición independiente que requiere tratamiento. Puede ser una obstrucción en la salida, un músculo débil de la vejiga, un problema neurológico o el efecto secundario de una medicación. Los síntomas pueden ser confusos, porque aunque la persona puede orinar, puede tener problemas para iniciar la micción o para vaciar totalmente la vejiga. Es posible que tenga que orinar con frecuencia o que sienta la necesidad urgente de orinar pero con escasos resultados al llegar al inodoro. También puede suceder que sienta la necesidad de volver a ir al servicio poco después de acabar de orinar. Al mismo tiempo, también puede tener pérdidas de orina entre el proceso de vaciado, a causa del sobrellenado de la vejiga (incontinencia por rebosamiento).

Debido a estos síntomas confusos, la retención crónica puede diagnosticarse con bastante frecuencia como vejiga hiperactiva o incontinencia por urgencia. Esta confusión es grave, ya que el tratamiento por hiperactividad consiste básicamente en «tranquilizar la vejiga» con medicación, lo que, por supuesto, aumenta el nivel de retención. Se puede usar una ecografía/exploración de la vejiga o medir la orina residual después del cateterismo para asegurarse de si existe o no retención de orina. Las complicaciones de la retención crónica no tratada pueden ser infecciones del tracto urinario, daños en la vejiga, incontinencia e insuficiencia renal crónica. El tratamiento es parecido al de la retención aguda, centrándose en el tratamiento de la causa subyacente y en el vaciado frecuente de orina mediante autocateterismo intermitente o una sonda permanente a largo plazo.

Cateterismo uretral

Cateterismo intermitente (CI)

El CI es un método seguro y eficaz mediante el que se vacía habitualmente la vejiga con una sonda vesical de un solo uso. El CI solo debe realizarse en presencia de un volumen residual de orina y de síntomas o complicaciones que surjan como resultado de dicho volumen residual. El vaciado incompleto de la vejiga por lo general se debe a una de tres categorías de disfunción del tracto urinario inferior:

  • Disfunción del detrusor: un detrusor hipoactivo o atónico que no se contrae con la duración o magnitud suficiente para vaciar por completo la vejiga.
  • Obstrucción de la salida de la vejiga: las causas más habituales son hiperplasia de próstata, cuello vesical alto o estenosis uretral (en mujeres). En los hombres, las estenosis uretrales pueden obstruir el flujo de salida de la vejiga y a menudo surgen después de la instrumentación quirúrgica, como la prostatectomía radical.
  • Después de la cirugía: la cirugía para restaurar la continencia puede perjudicar el vaciado de la vejiga y esta técnica puede producir retención urinaria aguda. Los procedimientos para reducir la incontinencia urinaria de esfuerzo introducen un grado de obstrucción en la salida de la vejiga, mientras que los procedimientos para resolver la incontinencia urinaria de urgencia tienen como objetivo reducir la presión intravesical y aumentar la capacidad funcional de la vejiga. Ambos pueden afectar a la capacidad de la vejiga para vaciarse, lo que posiblemente genere un volumen residual.

Cateterismo permanente

Las alternativas al cateterismo intermitente son el cateterismo permanente suprapúbico y uretral. Sin embargo, una sonda permanente es un procedimiento invasivo; se coloca a través de la pared abdominal (suprapúbica) o uretral y el vaciado es continuo. Las ITU asociadas a la sonda son la complicación más habitual de todos los cateterismos. Se ha observado que el CI reduce el riesgo de infección en comparación con las sondas permanentes: por ejemplo, una reducción del 20 % después de un breve uso postoperatorio.

Dilatación uretral

La dilatación uretral trata la estenosis uretral, por la que la retención se produce debido a una obstrucción o un estrechamiento a lo largo de la uretra, insertando tubos cada vez más anchos en la uretra para ensanchar la estenosis. Un método de dilatación alternativo consiste en inflar un pequeño globo al final de una sonda dentro de la uretra. Un profesional sanitario realiza la dilatación uretral durante una visita a una clínica, a un centro ambulatorio o un hospital. El paciente recibirá anestesia local. En algunos casos, el paciente recibirá sedación y anestesia regional.

La autodilatación uretral intermitente se recomienda con frecuencia para reducir el riesgo de estenosis uretral recurrente. Esto implica introducir una sonda lubricada dentro de la uretra para estirar el área afectada y ayudar a evitar que se vuelva a estrechar.

Las personas deberán seguir un régimen similar a este:
Dilatar según las instrucciones una vez al día durante dos semanas y a continuación, dilatar en días alternos durante dos semanas; posteriormente, seguir dilatando una vez a la semana hasta que se indique lo contrario.

Stentsuretrales

Otro tratamiento para la estenosis uretral implica la inserción en la uretra de un tubo artificial, denominado stent, hasta la zona de la estenosis. Una vez colocado, el stent se expande como un resorte y empuja hacia atrás el tejido circundante, para ensanchar la uretra. Los stents pueden ser temporales o permanentes.

Medicaciones

Las medicaciones utilizadas en la retención urinaria son para el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata. Los fármacos que se usan disminuirán el crecimiento o encogerán la próstata, o bien aliviarán los síntomas de la retención urinaria asociados con la hiperplasia benigna de próstata (HBP) mediante la relajación del músculo del cuello de la vejiga.

Cirugía

  • Cirugía de próstata (solo hombres)
    Para tratar la retención urinaria provocada por la hiperplasia benigna de próstata, se puede destruir o extirpar quirúrgicamente el tejido de la hiperplasia de próstata con el método transuretral; la cirugía más habitual es una resección transuretral de la próstata (RTUP).
  • Uretrotomía interna
    Para reparar una estenosis uretral, se inserta una sonda especial en la uretra hasta que llega a la estenosis. A continuación, el urólogo usa un bisturí o láser para realizar una incisión que abre la estenosis.
  • Reparación de cistocele o rectocele
    Este procedimiento es más habitual en mujeres e implica una cirugía para elevar el prolapso de vejiga o de recto y colocarlos en su posición normal, aliviando así cualquier obstrucción que cause que la vejiga se vacíe.
  • Cirugía de tumores y cáncer
    La extirpación de tumores y tejidos cancerosos en la vejiga o la uretra puede reducir la obstrucción uretral y la retención urinaria.

Completa el curso “No todas las sondas son iguales” y lee más artículos en:

Deja un comentario